• 2000-2003
  • Updated 2 semanas ago

Mi historia en la Lenin no fue color de rosa, realmente gris casi negro, sería el color apropiado. Todo comenzó en la secundaria de la gallega, guanabacoa, un pueblito en el cual nadie había logrado entrar en la lenin; junto a tres amigas nos presentamos, desgraciadamente y por los pelos solamente logre entrar yo, en el ultimo puesto de Guanabacoa. Imaginen el cuadro, sola, en una escuela nueva, sin una cara conocida. Esto, para una persona sociable, no hubiese sido problema alguno, pero esa no era una de mis cualidades en aquellos años. Verdaderamente uno de mis lugares mas frecuentados fue el teléfono, mi amigo inseparable y compañero de lagrimas hasta casi mediados de 11no grado. Cuando casi estaba empezando a disfrutar mi estancia, mis queridas compañeras de aula se propusieron hacerme la vida dificil, si me preguntan el por que no sabría que decir, solamente se quedaron a mi lado dos de ellas, las demás, poco a poco, lograron inclusive que me cambiara de albergue pues se me hizo insoportable la convivencia con ellas, los chicos gracias a dios siempre estuvieron de mi lado. Por aquel entonces empezaron a ofrecer carreras universitarias por varias vías alternativas y realmente en cuanto vi la oportunidad de salir de ahí no dude un segundo. Así pues, faltando ya solamente los últimos exámenes para terminar el 12 grado y con un promedio de 99.72 me marche para uno de esos programas emergentes huyendo de todos mis problemas. Es increíble como cambian las perspectivas con la edad y la experiencia. Si pudiera virar el tiempo atrás, que distinto hubiese sido todo. Desgraciadamente no es posible y perdí la oportunidad de disfrutar una etapa de mi vida. Pero no fue en vano, hasta de lo malo se saca algo bueno, y aprendí muchas cosas importantes allá, ahora me propongo mis metas y sin importar que ni quien no paro hasta conseguirlas. Pues si, me querida y sufrida Lenin en el 2003 te abandone y hasta la fecha jamas he vuelto, pero te soy sincera me que quedé con las ganas de disfrutarte, y a pesar de todo, te agradezco mucho, pues hoy soy lo que soy en parte gracias a ti que me hiciste crecer y hacerme fuerte.

Fields marked with an * are required
Photo
Yenisey Serras Rimada

La Habana, Cuba

Fields marked with an * are required