HISTORIAS

Compartir publicación

ALBERGUES / DE AMOR

Historia de un amor en la Lenin

Recuerdo bien como comenzó todo y trataré de ser fiel a la verdadera historia, nada en particular, una más dentro de todas, pero en fin mi historia. Recuerdo que comenzaba yo el 12 grado y en cuanto a historias amorosas nada tenía que contar y era algo que me golpeaba, no por el hecho en sí de contarle a mis amigos o de provocar la envidia de ellos con ellaa, sino que debido al saturamiento de películas argentinas, mexicanas, y porque no, americanas, me había convertido en una especie de amante platónico y soñaba con mi princesa a la cual defendería, y toda esa serie de tropelajes por las que todos pasamos en algún momento…

Esas vacaciones casi las había gastado en la TV y salvo alguna que otra salida con mi familia se habían convertido en las mas aburridas vacaciones de mi vida y de “eso”, nada, que atraso.

Entré, como todos a la escuela el primer día, y como todos busqué a mi mejor amigo del curso anterior, quien por supuesto ya no pasaría a mi lado el siguiente curso. Caminábamos él y yo por el pasillo que partía desde el comedor de los grados mayores y ella pasó, rubia, ojos claros, piel quemada por el sol, nada, lo que a cualquier cubano le para el … corazón, no quiero malas intenciones.

Mi socio enseguida: “mira esa mamita, ay mi madre me la como. Y yo en el alarde:

– Esa me la llevo yo antes de irme de aqui o me dejo de llamar

“Pues quítate el nombre mi hermano que esa no te la llevas tú ni en un Lada”, “tu verá, tu verá”; pero sinceramente ni yo mismo me lo creía …

– Capítulo I –

Decir que nunca me había fijado en ella o algo por el estilo, sería total hipocresía, si me había fijado, como estoy seguro que lo hicieron miles, porque la verdad que la niña estaba de caramelo, pero la veía como algo inalcanzable, tengo que ser sincero. No me encontraba dentro de los bellos de 12 de aquella época y era y soy, aunque ya no tanto, de una timidez cercana a la estupidez, sin dar mas vueltas, el auténtico mongolico con un mundo interno muy intenso. Pero como dice el refrán:

– La yagua que esta pa tí no hay vaca que se la coma.

Si recuerdo que, casualidad supongo, después de haber leido a Romeo y Julieta, tuve un sueño donde recreé la escena del balcón y mi Julieta era ella, con la diferencia de que en mi sueño no me conformaba con el balcón y llegaba casi a … pero me despertaba.
Despues de aquel encuentro, no recuerdo si la volví a ver, y sí sucedió, estoy seguro de que de mirarla no paso, en aquellos tiempos mis acciones se esfumaban en alardes conmigo mismo, creo eso le pasa a muchos hombres en su juventud y he ayudado a muchos en mi madures a romper el hielo; y yo tuve la suerte de que pasara conmigo lo mismo aunque no conscientemente …

– Capítulo II –

Como dije anteriormente de alguna manera fuí ayudado por quienes en ese momento eran mis amigos, magnifico grupo, un puñado de jodedores, pero en resumen hacíamos un buen team, parecía que todos eramos uno. No recuerdo como, de trabajar en aquel odioso huerto, creo para muchos, no para mí porque siempre me gustó el campo, aunque no dejo de reconocer que aquellos surcos de tomates, sobre todo cuando era la siembra y la tierra estaba bien mojadita, le traqueteaban el tallo; en la recogida no tanto porque no las pasabamos escondidos detrás de aquellos muros de matas que levantabamos amarrando las matas de los palitos, para que el tomate no se pudriera al contacto con la tierra, llevando todos un puñadito de sal en el bolsillo y atracándonos de vitamina C, algunos cargando el pedacito de pan del desayuno para comerse su pan con tomate muy a la escondida porque siempre aparecía un sapo que te interpelaba:

– Una mordidita mi socio

Aquello era un cubo de agua fría, pero definitivamente se compartía el pedacito. Y por supuesto como olvidar los combates tomatales, recuerdo que uno llegaba el lunes a una recogida de aquellas y a la salida siempre se iba con una mancha o varias para el albergue, entre sonrisas y comentarios.

Pues nos cambiaron para el comedor, recuerdan el auto-servicio, estimo, era el trabajo mas deseado por todos, sobre todo los jamaliches, cerca del pan, el helado, la leche y alguna que otra vez el tan essperado tambor de papa (una capa de papa y una de carne, otra de papa y otra de carne, otra mas de papa y al final la mantequilla para que no se pegue, aauuuuhhhhh !) . Y ahí comenzó la lucha de conquista, que sinceramente de no ser por mis amigos jamas se hubiera fraguado lo que para mí llego a ser mi gran amor.

Todo fué muy a lo colectivo al principio, yo no supe callarme mis sentimientos.

– Capítulo III –

Por aquella época al igual que ahora, la televisión cubana era a lo macho, esto o esto, pero se puso de moda, gracias a que dejaron, por vez primera en no sé cuantos años, entrar algunos programas americanos y europeos, recuerdo cuando por primera vez oimos música americana, que tanto añorabamos, en las recreaciones; para muchos de nosotros signficó, algo así, como un triunfo sobre algo, aunque no sabíamos sobre que, después conocimos la palabra censura. Se puso de moda Flipper, recuerdan, yo de tanta televisión que había cogido en las vacaciones, estaba saturado, y mi tiempo me gustaba gastarlo persiguiendo a las ” jevas ” junto con mis amigos, mas Flipper llego a alcanzar tal grado de popularidad que para ver a las nenas, había que sumbarse al delfín y si querías después de la comida cojer cajita, tenías que salir disparado para el cine o para cualquiera de los anfiteatros en los que se veían las aventuras, creo eran por aquella época: El Capitán Tormenta. Ella era fanática a los dos episodios y yo, aunque detestaba tener que pasar el tiempo castigado viendo ambos episodios, los llegué a querer, porque me permitían verla a ella, aunque solo fuera de lejos, y si solo su vista chocaba con la mía, y por casualidad alguna sonrisa aparecía, ya sabían mis “socios” lo que les venía:

– Viste, viste, me vaciló, ahora sí que la tengo en la mano …

– Ah compadre, si lo que te mira es con lástima, ja, ja, …

– Vete pa` el diablo, tu sabe que esa es mía …

– Si, por que te la voy a perdonar, porque con la lentitud esa, te la tumba hasta un bobo … compay no me lo diga a mí, díselo a ella …
Y aquello me martillaba en la cabeza día por día.

Pero el gran día llegó, y tengo que ser sincero gracias a mis amigos. Ese día llegamos tarde al cine y estaba repleto, mas ella estaba allí, sentada en las butacas delanteras y suerte la mía habían dos butacas vacías a su lado!. Ahí mismo empezo el castigo, bendito castigo:

– Este es tu día, o ahora o nunca, despues no quiero historia mi “socio”, dale, dale, de los cobarde no se a escrito na`…

… y el tembleque que te empieza como si te fueran a matar o algo por el estilo … no, no, mira vayan UDs y siéntense y después cuando ella salga yo invento … de verdad de hoy no pasa, pero no me gusta caerle atrás a nadie…”, el alarde para tapar el inmovilismo o miedo o no sé como se le podría llamar a aquello, lo cierto es que me convertía en un pedazo de hielo, y ellos:

– Está bien, tú te la pierde, pero si se gira pa mí, perdite legal mi “ambia …

Los dos caminan rápido y pueden lograr, despues de meter el pié a lo cubano, sentarse, pero lo hacen ambos en un mismo asiento y las dos caras al unísono se viran hacia mí, y con sonrisas de oreja a orejas me comienzan a llamar y por supuesto ella mira, se ríe, y yo frito dominado todavía por el tembleque que casi no me deja caminar voy pero asumiendo cierto aire de macho rico porque la butaca que dejaron era a su lado y, sorpresa, cuando llego, estaba rota, no había butaca, que papelazo!.

La sonrisa sardónica en mi rostro, para amortiguar las carcajadas a mi lado, principalmente de mis “socios”, cualquiera en ese instante diría:
– Me sentí como si la tierra me tragara

… yo sentí como si la tierra me hubiera dado una patada en el trasero y de las alturas no quería bajar, no por miedo a caer, sino por terror a la pena que estaba pasando, y decido irme, pero entre las risas, una voz: “Sientate a mi lado, ven, no tengas pena”, era ella !

Caí de pronto en el paraiso, sentí sus piernas rozando las mías, su olor a hembra pegarme en mi rostro, la mas deseada bofetada, y su voz como la de una muñequita Lily acariciar mis timpanos al hablarme:

– Tú eres el que trabaja en el comedor, verdad?

… no sé de donde me salieron las palabras pero de pronto me encontré hablando como si nos hubieramos conocido de siempre: ” Me llamo ……, y tú? por supuesto que lo adivinó.

– Capítulo IV –

No eramos de los mas indiciplinados, como se solía decir, pero teníamos nuestras cosas, entre ellas recuerdo la costumbre de correr temprano en la mañana hacia el gimnacio, a veces desayunados otras no, y colarnos por las ventanas rotas o alguna puerta que el día anterior tratábamos que se quedara abierta, y una vez dentro fajarnos por los colchones para dormir unos minutos mas, lejos de aquella música estridente que nos enganchaban en los autoparlantes, ” Amanecer Cubano, Amanecer Cubano ….”, recuerdan, y el: de pieeee ! … seguido de un halón en la sábana y una lata sonando, no sé, pero en lo que a mí respecta esto me creó un rechazo total a levantarme antes de o a las 6 de la mañana, lo odio. Recuerdo que una vez me halaron la colcha fuertemente, ya cuando aquello tenía mis musculitos y sabía un poco de lucha y alguna defensa, me creía respetado, y al sentir el halón, no acostumbrado a él y con un frío que pelaba, me levanto y sin nisiquiera mirar quien había sido, le grito:

– Quién co…. eres tú pa`alarme la colcha come ……

.. y si era, era Huberto ! (para aquellos que no lo conocen era cuando aquello el Director de grado). Después de eso jamás me quedé dormido en el albergue y corría con la pandila a cobijarme debajo de un colchón, para salir a mediados del matutino, todo soñoliento a oir la descarga de la mañana, salvo alguna que otra vez que disfrutamos de las interpretaciones de los KK, que tenían el don de desternillarnos de la risa con sus travesuras. (para quiénes no los conozcan, fueron cuatro incansables amigos, que nunca paraban de hacer travesuras, la última vez que los ví en acción, fué en el programa “Para Bailar”, acabaron, les ponían un ritmo y bailaban otro, se pusieron a bailar con todo el mundo, yo me reí como un bobo, dicen que terminaron botados del estudio).

Otra travesura era entrar al cine antes de que entrara todo el mundo, esta era un poco mas difícil y consistía en abrir uno de los canales de ventilación que daba acceso al espacio entre el techo y el falso techo, ahí caminabamos por una especie de puente que iba desde el lugar donde proyectan, hasta la pantalla, y bajabamos por una escalera para salir a ambos lados de la misma. Esto solo lo dejabamos para ocasiones especiales y me sirvió a mí para verla un día que habiamos quedado en encontrarnos, eramos una especie de amiguitos, pero yo estaba decidido a ” echarle bala “. Llegué tarde, y acudí a la entrada particular de nosotros, porque el cine aquel día era solo para el grado 11 y además estaba cerrado, hicimos la misma operación y cuando ibamos bajando por la escalera, yo era uno de los primeros, oímos, las carcajadas del otro lado de la pantalla, fatal, siempre habíamos hecho la operación sin haber nada proyectado en la pantalla, porque las aventuras y los eventos musicales no necesitaba de ello, y al proyectarse algo en la pantalla la figura de nosotros se proyectaba como una sombra gigante bajando por entre las imágenes. Demás esta decir, que se armó el corre, corre y a casi todos los cogieron, yo salvé la campana por ser de los primeros y porque caí como por arte de magia sentado a su lado.

– Capítulo V –

Digamos que esa noche fué la noche, y digo esto porque este amor no nació como un amor a primera vista, al menos dentro de lo que he podido llegar a saber y me hicieron sentir; ella no sentía lo que en esos momentos yo sentía por ella. Pero vamos por orden, salimos de la película, le propuse caminar y así conversabamos, la verdad no recuerdo de que temas hablamos, si recuerdo que fuimos a parar a la piscina. El verme allí, sentado con ella, casi me daba la seguridad de que la cosa iba “viento en popa y a toda vela”, las gradas de la piscina de secundaria eran uno de los lugares seguros para “apretar” y en aquellos momentos todos los que estaban allí en eso estaban. Me senté todo hinchado, porque en el trayecto los socios y quienes no eran socios me habian visto y todo el que me veía ponía cara, al menos eso me parecía, de picardía, como el que dice:” te la llevaste cab… está echo un barbaro”. La adolesencia de un cubano, no sé en otros paises, siempre va sazonada de un toque de presunción.

Conversamos toda la noche, yo preso de un nerviosismo que trataba de disimular, y se hacía presente cada vez que trataba de hablar, pero ella era para su edad, unos 16 años, de una madurez y una naturalidad contagiosa y cuando llevabas quince minutos hablando, tal parecía que eras su amigo de hacia 100 años, esto me gustaba pero me aterraba porque, yo no quería ser su amigo !.

Esperé a que casi fuera la hora de ir a dormir y cuando ya parecía que de la boca nada iba a brotar para declararmele, comencé con un impulso sobrenatural a decirle lo que ella significaba para mí, todo lo que me gustaba, todo el tiempo que venía deseandola, en fin una avalancha de frases que le cayeron, y como respuesta algo asi:

– Lo siento pero yo no estoy enamorada de ti, me pareces un buen muchacho, eres gracioso y me caes bien pero…

En otros casos mi orgullo y mi juventud hubieran transado con esa respuesta, mas en aquella ocasión no, y luché, luché como “gato bocarriba”, porque para mí ella no era una más, era ella:

– Mira no me importa que me quieras o no me quieras, ni siquiera me importa que estes enamorada de otro, como me lo acabas de decir, solo quiero que me des una oportunidad de demostrarte de que conmigo tu serás feliz.

– Y ella, huyéndole al compromiso

– No creo que eso funcione, ademas no quiero hacerte daño.

y el perro que no suelta la presa:

– Daño me estas haciendo ahora, y no me he muerto, tan solo quiero un mes y tu misma me dirás que quieres seguir a mi lado, de lo contrario tan amigos como siempre …, es mas, piénsalo y me lo dices mañana, quieres? …” un alivio …

(Publicado por Quientusabes en el Libro de visitas de lalenin.com)

Compartir publicación

Deja una respuesta

Lost Password

Register


Anónimo

Por favor complete los campos requeridos
Por favor, selecciona al menos dos imágenes


javascript return (0)

Condiciones

Con la inscripción en lalenin.cOm manifiestas estar de acuerdo con las condiciones aquí citadas. Si no estás de acuerdo con las condiciones generales de uso debes tenerlo en cuenta antes de hacer una inscripción. Lo siguiente es que los Alumnos que utilicen el servicio (a partir de ahora Usuario/s) deben asegurar frente a lalenin.com haber cumplido los 16 años. Este sitio no es recomendable para menores de 13 años. (Leer más sobre este tema en nuestra Política de Confidencialidad o Privacidad)

El Usuario asegura inscribirse en el sitio con sus datos personales reales y no con falsos, y especialmente no utilizar ninguna identidad personal ajena.

Descripción de los servicios y de sus alcances
(1) lalenin.cOm es una plataforma gratuita de red social y comunicación en internet, en la que los Usuarios, principalmente estudiantes de la Escuela Vocacional Lenin, pueden participar en la formación y mantenimiento de amistades que puedan establecer con otros contactos y comunicarse con ellos. Un Usuario tiene la posibilidad de inscribirse, invitar a otros conocidos o amigos a su red virtual y buscar a otras personas (Usuarios) dentro de la plataforma, cuyos perfiles figuran en una base de datos central.

(2) Los Usuarios pueden ver los perfiles de otros Usuarios y establecer contacto con ellos. En este caso rige y salvaguarda la política de los buenos usos y costumbres. Está prohibida la simulación de una identidad ajena así como distintas manifestaciones ofensivas, racistas o denigrantes.

Uso y protección de datos
(1) El Usuario se declara conforme a través de la inscripción con las siguientes normas que aparecen para la utilización de sus datos personales e información personal por lalenin.cOm

(2) lalenin.cOm almacena la información personal de sus usuarios, la cual proviene de los datos que los mismos han enviado. El Usuario se declara conforme con que sus datos personales sean almacenados electrónicamente por lalenin.cOm.

(3) La información de la página “Mi Perfil” será vista por otros usuarios. El Usuario concede para esto su consentimiento y decide por sí mismo qué información figurará en la página “Mi Perfil”. Él tiene para ello la posibilidad de establecer qué otros usuarios pueden ver en tu página “Mi Perfil” a través del marco de funcionalidades de las “Opciones”

(4) El sistema utiliza cookies para almacenar información en tu máquina. Dichos cookies no contienen ninguna información sobre tus datos.

Obligaciones y responsabilidades de lalenin.com
(1) lalenin.cOm no se hace responsable de la autenticidad del contenido de los datos de cualquier inscripción ni de los del perfil del Usuario ni del contenido generado por éste. lalenin.cOm no se hace responsable de abusos ocasionales de la información.

(2) El webmaster intentará borrar o modificar todo material ofensivo lo antes posible a pesar de la dificultad de revisar cada publicación en particular. Debe aceptar que cada publicación expresa el punto de vista y opinión de quien lo expresó y no el de lalenin.cOm (a excepción de las publicaciones propias)

Obligaciones y responsabilidades de los usuarios
(1) El Usuario es el único responsable del contenido de su inscripción y con esto de la información que pone a disposición sobre sí mismo. El Usuario se compromete a que los datos ofrecidos a lalenin.cOm corresponden con los reales y describen al usuario personalmente. Además el Usuario asegura que el uso que haga de lalenin.cOm no tendrá fines comerciales, así como tampoco utilizará los datos de terceras personas con objetivos comerciales ni de publicidad.

(2) El Usuario se compromete a tratar confidencialmente los e-mails y otros mensajes y hacerlos accesibles a terceras personas solo con el permiso expreso por escrito del remitente. Esto sirve también en lo referido a nombres, teléfonos, números de fax, datos de direcciones, de e-mails y/o otras URL.

(3) En lo sucesivo el usuario se compromete a no usar el servicio fraudulentamente, en especial:

– no divulgar de alguna forma material ilegal o información semejante. En especial en lo que afecta a contenidos pornográficos, racistas, que vayan contra grupos sociales o que sigan alguna línea de las mencionadas, así como también los que contravengan las leyes vigentes o atenten contra las buenas costumbres.

– no utilizarlo para molestar a otros usuarios, para amenazarlos o para atentar contra los derechos de terceros (incluídos los derechos personales).

– no introducir virus informáticos (software infectado) en el sistema o cualquier tipo de software u otro material que esté protegido por derechos de autor, a no ser que tenga derecho a ello o los permisos necesarios para ello.

– no usarlo de ninguna forma o modo que influya negativamente en la disponibilidad del servicio para los otros usuarios.

– no interceptar ni hacer intentos de ello, e-mails o mensajes de cualquier tipo de otros usuarios.

– no efectuar ninguna cadena de e-mails, ni sistemas de envío con efecto rebote o campañas de marketing.

– no enviar mensajes ni e-mails que tengan fines publicitarios.

Política de Privacidad de lalenin.cOm

Esta Política de Confidencialidad está diseñada para informarte acerca de nuestras prácticas relacionadas con la obtención, el uso y la divulgación de la información que puedes proporcionar a través de este sitio de Internet. Asegúratee de leer esta Política de Confidencialidad por completo antes de usar o ingresar información en este sitio. Este sitio está destinado a alumnos de la Escuela Vocacional Lenin (IPVCE Lenin) en la Habana Cuba.

Tu consentimiento
Al utilizar este sitio, aceptas los términos de esta Política de Confidencialidad. Cuando introduces información a través de este sitio, aceptas la obtención, el uso y la divulgación de esa información de acuerdo con esta Política de Confidencialidad.

Acerca de los niños
Este sitio no está destinado a niños menores de 13 años de edad. No obtendremos de forma intencionada información personal a través de este sitio de Internet de los visitantes que estén en una edad incluida en ese grupo. Sin embargo, obtendremos información acerca de los niños y bebés, a través de sus padres. Solicitamos que nuestros usuarios no provean información sobre un bebé o un niño, si no cuentan primero con el consentimiento de sus padres. Alentamos a los padres a que hablen con sus hijos acerca del uso de Internet y de la información que divulgan en los sitios de Internet.

La información que proporcionas
En algunas áreas de este sitio podría solicitársete que introduzcas información personal para que puedas beneficiarte de materiales específicos (como suscripciones a boletines, consejos/ideas, etc) o para que participes en una actividad en particular (como un encuentro o un concierto, etc). Se te indicará cuál información es obligatoria y cuál es opcional.

Obtención pasiva de información
Al navegar por nuestro sitio, podría obtenerse cierto tipo de información anónima de manera pasiva (es decir, obtenida sin que proporciones activamente dicha información) utilizando varias tecnologías, como las cookies, las etiquetas de Internet o el contador de visitantes, y la obtención de datos de navegación (archivos de registro, registros del servidor, clickstream). Tu navegador de Internet transmite automáticamente a este sitio parte de esa información anónima, como la dirección del sitio de Internet que acabas de visitar, la dirección del Protocolo de Internet (IP) y la versión actual del navegador de tu computadora. Este sitio también podría obtener información anónima de tu computadora a través de las cookies y etiquetas de Internet o los contadores de visitantes. Puedes programar tu navegador para que te notifique cuando se envía una cookie o para rechazar las cookies en general, pero ciertas funciones de este sitio podrían no funcionar sin las cookies.

Este sitio puede utilizar y combinar esa información anónima recolectada de forma pasiva para proporcionar un servicio mejor a los visitantes del sitio, adaptar el sitio en función de sus preferencias, compilar y analizar estadísticas y tendencias, o de otro modo administrar y mejorar el sitio para su beneficio. A veces podemos combinar información personal con información recolectada de forma pasiva para poder personalizar las ofertas y el sitio para nuestros usuarios (por ejemplo, la información combinada puede permitirnos recomendarte artículos o fotos basados en lo que te gustó anteriormente).

Uso y divulgación de la información
Excepto cuando se indique lo contrario, podemos usar la información obtenida a través de este sitio de Internet para mejorar el contenido de nuestro sitio, adaptar el sitio a sus preferencias, transmitirle información a los usuarios (en caso de que se haya solicitado), para propósitos de publicidad interna o para cualquier otro propósito especificado. Además, podríamos hacer uso completo de toda la información adquirida a través de este sitio que no sea información personal identificable, pero solo para fines internos del sitio como publicidad propia, etc y nunca para sitios terceros. lalenin.cOm es completamente independiente y no está afiliada a ningún otro sitio de internet.

Acceso público
Nuestro sitio también tiene áreas públicas tales como un Chat y una función donde se te pide que compartas tus comentarios con otros usuarios del sitio. Recuerda que cualquier información que compartas en esas áreas se hace pública.

Acceso, correción y eliminación
Para mantener exacta, actualizada y completa la información personal que hayas proporcionado a través de este sitio, comunícate con nosotros como se especifica más abajo y tomaremos las medidas necesarias para actualizar o corregir esa información que se encuentra en nuestras manos, o para eliminar tu información de nuestra lista de contactos.

Seguridad
Este sitio toma las medidas razonables para proteger la información personal tal como la transmites a nuestro sitio y proteger tal información de pérdida, uso inadecuado y acceso sin autorización, divulgación, alteración o destrucción. Debes tener en cuenta que ninguna transmisión de Internet es completamente segura o está libre de errores. En particular, el envío de correos electrónicos desde o hacia nuestro sitio puede no ser seguro. Enlaces a otros sitios de Internet

Este sitio puede contener enlaces o referencias a otros sitios de Internet a los que esta Política de Confidencialidad no aplique. Te exhortamos a que leas la política de confidencialidad de cada sitio de Internet que visitas.

Cómo comunicarte con nosotros
Si tienes preguntas, comentarios, solicitudes o inquietudes relacionadas con esta Política de Confidencialidad o con las prácticas de información de este sitio, o si te gustaría que se te eliminara de las comunicaciones futuras, por favor, comunícate con nosotros a través de webmaster@lalenin.com o usando nuestro Formulario de Contacto

Modificaciones a esta política de Confidencialidad
Si esta Política de Confidencialidad se modifica, la política revisada se publicará en este sitio. Favor de verificar periódicamente y, especialmente, antes de proporcionar cualquier tipo de información personal.

 

Preguntas Frecuentes

Cómo puedo publicar un artículo en lalenin.cOm?

Para publicar un artículo primero debes saber qué categoría deseas que tenga (si es una historia o anécdota, una opinión personal, una noticia…). En el menú principal en dichas categorías, al final, aparece un enlace dispuesto para la publicación.

Nota: Todos los artículos serán revisados antes de proceder a su publicación.

Para publicar ahora en la lenin.cOm, PULSA AQUÍ

Cómo puedo publicar fotos?

Para publicar una o varias fotos primero debes saber qué categoría deseas que tenga (si es de una graduación*, de un encuentro, de la escuela…). En el menú principal en dichas categorías, al final, aparece un enlace dispuesto para la publicación.

Nota: Entiéndase “Graduación” todas las fotos relacionadas con un curso específico. Puede incluir fotos de albergues, recreación, estudio, etc. Todas las imágenes serán revisadas antes de proceder a su publicación.

Para publicar fotos en la lenin.cOm, PULSA AQUÍ

Qué es "Gente de la Lenin"?

Gente de la Lenin es una sección donde queremos destacar los logros alcanzados por, tal y como dice su nombre, gente de la Lenin. Egresados de éxitos tanto empresariales como profesionales, educativos, etc.

Nos encantaría que aparecieses y para ello, PULSA AQUÍ

Cómo puedo contactar con lalenin.cOm?

Al final de la página aparece un menú llamado “SOBRE EL SITIO” donde encontrarás un enlace para contactarnos.

Si deseas enviarnos un mensaje ahora PULSA AQUÍ

Por qué no encuentro fotos de mi graduación?

Lamentablemente hemos perdido muchos datos en el antiguo servidor así como en facebook, donde nos cerraron sin previo aviso unos perfiles en los que teníamos muchos álbumes de distintas graduaciones. Esperamos la colaboración de todos y que nos envíen todas las fotos que tengan para actualizar la web.

Como agregar un Video?

Proximamente en funcionamiento.